Mírame a los ojos (Her, 2013. Spike Jonze)

“Sabes, a veces siento que ya he sentido todo lo que voy a sentir jamás. Y de aquí en adelante nunca voy a sentir algo nuevo. Sólo versiones más pequeñas de lo que ya he sentido.”

Jamás utilizaré cascos para hablar por teléfono. Evito mirar el móvil mientras viajo en metro o autobús, no quiero que alguien me mire y piense lo mismo que siento yo cuando veo medio vagón con los pulgares en movimiento. Surgen y se imponen nuevas formas de comunicación pero estamos más solos que nunca. Spike Jonze humaniza nuestros móviles y ordenadores en ‘Her’, película que ha escrito y dirigido y que define el amor como un producto de la soledad.

Ambientada en un futuro cercano, podría recordar al contexto de varios capítulos de Black Mirror, vemos a Theodore (Joaquin Phoenix) derruido emocionalmente por su reciente separación. El mundo virtual le alivia el dolor de la perdida del amor: Videojuegos en 3D, asistentes virtuales, un trabajo motivador. Cada día Theodore escribe cartas a mano para las parejas, amigos, padres o hermanos de clientes que no tienen tiempo o no son diestros con las palabras. Examina las fotografías de quien será el receptor de su prosa. Extrae los detalles que quizá pasaron desapercibidos a su pareja para exaltarlos. “Adoro tu diente torcido”, así finaliza una de las cartas de amor que envía. Una sonrisa se dibuja en el espectador, uno no puede dejar de pensar en la imperfección de su labio escondida tras un bigote de moderno malasañero.

En este sentido, el personaje de Theodore recuerda al Pereira de Antonio Tabucchi. En el libro, Pereira escribe necrológicas de escritores que aun siguen vivos. Existe cierta conexión con el hecho de que Phoenix escriba cartas de amor a las mujeres de otros. Muestra una tecnología que simulan estar escritas a mano. En ambos casos huele a podrido. Nos alegramos de que muera alguien para poder tener algo interesante que contar en los medios, le pedimos a otro que escriba versos para nuestra amada. Vamos camino de la deshumanización total. Lo triste de los chistes sobre grupos de gente en bares hablando por Whatsapp es que son ciertos. Comienza a ser normal ahogar penas con desconocidos a través de chats o DMs (espectacular la escena del gato muerto, no revelo más), “deja el movil de una puta vez” es un reproche habitual en las parejas actuales.

El guion de ‘Her’ recuerda al tono meláncolico de ‘Eternal Sunshine of the Spotless Mind‘. Ambas historias transmiten una sensación de triunfo al conseguir sentir dolor por una ruptura sentimental. No hay amor sin desamor, sin cierta dosis de miedo. Cuando se sufre por amor también se tiene una sensación de haber sido un afortunado por haber vivido algo similar. Ante la pérdida húndete, llámale borracho de madrugada, déjale mensajes con insultos, intenta liarte con su mejor amigo, trata de volver con él, espía sus redes sociales, llora mirando las fotos de la zorra de quien sospechas, rompe las cosas, llora por haberlas roto, bloqueale en el facebook, pídele perdón, exige que te devuelva el regalo más caro que le hiciste, no le devuelvas sus libros, quédate a gusto. Y después siéntete afortunado y sigue adelante.

La voz sexy y sugerente de Samantha (Scarlett Johanson) acaba enamorando a Theodore. Se trata de un sistema operativo diseñado para dar respuesta a todas las necesidades del usuario. Desarrolla una personalidad propia, lee, tiene ciertos intereses e inquietudes, opina, conversa, escucha. ¿No es esto real? En realidad que más da que la inteligencia surja de un óvulo o de un chip, quien necesita un cuerpo teniendo cerebro. ¿Por que buscamos en las máquinas lo que puede darnos un humano? Quizá es que no pueda. Quizá nos compense no tener que sacrificarnos por conseguir el cariño de alguien, tener detalles supone un esfuerzo y un tiempo que no estamos dispuestos a desperdiciar. Ya no conocemos la letra de nuestros amigos o parejas. Antes ser cartero era una profesión romántica, ahora sólo son porteadores de facturas, notificaciones del banco y nuestra operadora telefónica.  Cuantas veces habéis pasado meses escribiéndoos con un desconocido al que no ponéis cara. No pedimos fotos, atrasamos el café en persona para seguir creyéndonos Pigmalión, enamorados de nuestra creación virtual.

El amor es una conducta humana que responde a la soledad, es una forma de locura socialmente aceptable. El día que nuestra autoestima nos permita asumir que podemos estar solos y conseguir nuestros objetivos sin la ayuda de nadie, ese día, dejaremos de anhelar una media naranja. Y podemos. ¿Enamorarse de un programa informático sin cuerpo? Porque no, más raro es que el creador de Jackass haya escrito un guion como éste.

¿Recordáis el “Siempre confié en la bondad de los desconocidos” del texto de Blanche en ‘Un tranvía llamado deseo‘?  Está alcanzando su clímax. Confiamos más en frases leídas en la pantalla de móvil escupidas por algún tuitero que en nuestro amigo del instituto. Definitivamente, quédate con quien pueda respirar tu mismo aire.

Her, 2013.
Spike Jonze

HER

her-joaquin-phoenix-14

Her-Movie-siri-operating-system-ftr

her