Dime que haces y te diré que peli ver

Cada cosa tiene su momento. Estarán de acuerdo conmigo en esta afirmación. No se puede acudir a una boda en deportivas, ni al gimnasio con tacones.  Hacer lo que nos viniera en gana a cada momento sería maravilloso pero probablemente también un caos, y ya tenemos bastante con lo que ocurre dentro de nuestros pequeños y complicados cerebros, al menos en mi caso.

Con el cine ocurre algo similar. Existe un tipo de película para cada estado emocional. Existen días en los que todo vale, por supuesto, pero en otras ocasiones es mejor andarse con pies de plomo.

No sé como les afectan a ustedes las películas, pero yo normalmente me mimetizo con el protagonista, sobretodo, si es mujer. De esta manera si ella es una periodista de éxito siento que yo soy una periodista frustada, si es una guerrera saco mi lado más salvaje. Si me pilla en un día bueno podría incluso llegar a raparme la cabeza a lo Teniente O’Neil. Otro día lloro desconsoladamente porque en realidad yo quería ser una asesina a sueldo y solo soy una cobarde. Las historias de amor son un peligro asegurado: yo quiero un amor de esos, y puedo estar horas echándole en cara a mi pareja que no se ha tatuado mi nombre, recorrido un continente por mi, que no me besa en los labios mientras duermo, preguntándole si se cortaría una mano por mi amor, si se batiría en duelo, si aceptaría un hijo que no es suyo, si querría seguir follándome si me quedara sin piernas, si abandonaría una puerta de tres metros para que yo sobreviviera, si perdonaría una infidelidad, si soy más guapa que Charlize Theron, si perdonaría masturbación por webcam o eso no es infidelidad, si asesinaría por mi. En fin, todo un Drama Queen.

A lo que iba, cuidadito con que película deciden ver  según el momento y quien les acompañe:

1. Abandono de pareja: Si te acaban de dar largas está muy bien ponerse comedias románticas. Regocijarse en la propia mierda alivia pero no se vayan al extremo. Prohibido Lars Von Trier, sobretodo ‘Rompiendo las olas’ o ‘Anticristo’. Puede hacer que durante unos minutos odiemos a toda la humanidad y sintamos que los hombres fueron paridos del mismo demonio. En estos casos mierdecillas americanas protagonizadas por J.Lo pueden hacer un apaño.

2.Tras una cena romántica o aniversario de pareja: Escojan algo que tenga que ver con acción, metacine, histórico o algo de terror, por aquello de arrimar la cebolleta. Imagínense que les han recomendado ‘Revolutionary Road’, o alguna de niños hijos de puta como ‘Tenemos que hablar de Kevin’ o ‘El video de Benny’…pues tampoco, mire usted. La cena puede girar en desconfianza y sentimiento de estar tirando tu vida a la basura. Las requeteprohibidas son las de celos-que-no-son-celos-porque-la-estás-engañando-de-verdad-desgraciado, como Sylvia.

3. Noche de chicas/os: Tirar de clásico o algo guarrete-cool. Es un buen momento para venirse arriba entre amigos y sentirse orgulloso de nuestras propias frikadas. Cronenberg, Truffaut, Renoir, Fellini, Bertolucci, Waters… No vayan a ver una americanada de estas donde los amigos se roban a las parejas, tipo ‘Never let me go’. Por muy profunda que sea, tu mente empezará a divagar sobre si la cerda que tienes sentada al lado se tiraría a tu chico.

4. Con tus padres: Cualquier cosa menos algo subido de tono. Recuerdo ver ‘Las edades de Lulu’ con mi progenitora y es tan incómodo como que te pregunten si utilizas preservativos.

5. Con tus abuelos: Algo en blanco y negro, se sentirán orgullosos de sus nietos. Dile además que en esa foto que tiene mamá en la cartera se parece a tito Humphrey, se le hinchará el pecho como a un pavo.

6. Con un ex: Nada. Con los exs no se ve nada. Pongas lo que pongas solo pensará en una cosa.

7. De babysitter con sobrinos, primos, menores de edad: No te compliques, Disney, Pixar o ‘Los Goonies’. Admitimos ‘Regreso al futuro’.

8. Cuando tienes la regla: Cualquiera no protagonizada por una mujer buenorra tipo Scarlett, ni nada demasiado profundo a lo Bergman. Si lo hacen corren el peligro de que media hora después de terminar les duela más la cabeza que los ovarios.

9. Para hacer tus cosas tranquilamente y que tu novio te deje en paz: Algo de temática deportiva. De esas que en la escena final echan un discurso motivacional de coach supermegaguay,  como por ejemplo ‘Un domingo cualquiera’. Una de guerra también puede serles útil.

10. Para hacer tus cosas tranquilamente y que tu novia te deje en paz: Una de Ryan Gosling.

Señores, hay tiempo para todo, así que escojan cautelosamente. Hagan del cine un compañero que les facilite la vida y no un motivo de discordia. Bien utilizado puede ser nuestro mejor aliado.