Mis Domingos Vol. 8

Annex---Hepburn,-Audrey-(Love-in-the-Afternoon)_04

  • Despertar con el tacto de terciopelo de Astrud Gilberto, ronronear, suplicar un bloody mary acompañado de cualquier cosa que alimente y cometer ese placentero pecado capital de volverse a dormir.
  • Que te saque dos horas después de entre las sábanas Aretha F. tentando al mundo con Respect, ir camino al baño en braguitas haciéndole los coros y llevando las caderas a su son.
  • Meterte en vena una comedia loca como Un pez llamado Wanda para olvidar la resaca.
  • Preparar un señor picnic con todos sus señores ingredientes: mantel a cuadros, sándwich de pollo con aguacate y mostaza de trufa, dos copas, una botella de vino y un canotier.
  • Vendarle los ojos a tu acompañante y que sus torpezas y tus risas os lleven hasta el césped de Montjuïc, descalzarle y dar por inaugurada la primavera y sus picnics.
  • Empezar a leer ‘Buenos días, tristeza’ con el convencimiento de que lo leíste hace años y tu memoria te está jugando una de esas malas pasadas de haberla llevado al más absoluto olvido.
  • Añorar la cabecera de Girls en tu televisor.
  • Dejar que pase la tarde, dejar que Ben Webster se la haga suya, dejar que cuando llegue a Memories of you tu dedo no se canse de hacerla sonar una y otra vez.
  • Abandonar cualquier tentativa de volver a salir a la calle y prepararte el cine en casa con la combinación perfecta de Fuego en el cuerpo y ron.
  • Cerrar los ojos para rememorar el concierto de la noche anterior, I need some sleep.
  • Que tus buenas noches sean versos del Romancero Gitano.