No confundir talento con vocación (La gran belleza, 2013. Paolo Sorrentino)

La gran belleza’ es una película que hace honor a su título. El protagonista es un escritor, interpretado por Toni Servillo, que alcanza la fama y el poder gracias a una novela, la única, que escribió con veintipocos años cuando estaba enamorado de una joven rubia y misteriosa.

El agotamiento creativo es el mayor miedo de aquel que tiene talento para algo. Sobre todo si no ha conseguido el reconocimiento general del público y con ello el dinero, o al menos poder vivir de su arte. En ‘La gran Belleza’, Gep Gambardella vive de las rentas de un amor de verano. Vive de noche, pasea por Roma conversando consigo mismo, no hace nada que no le apetezca, duerme con mujeres, se codea con las grandes personalidades que aterrizan en su ciudad. Nunca retoma la escritura.

Son muchos los que han tratado el tema de la imposibilidad de continuar creando, o de comenzar a hacerlo teniendo el talento, aun siéndoles innegable el título de artista. El patrio Enrique Vila-Matas ha argumentado lo imposible y nos ha brindado las historias de cientos de Bartlebys, no sólo en su libro Bartleby y compañía, también en el resto de su literatura. Este término se acuña a aquellos escritores que decidieron dejar de lado el arte de la escritura y tiene su origen en el intenso relato de Melville.

El fracaso tiene algo que le hace irresistible. Hace poco leí, muy bien argumentado, en el ensayo ‘A favor del amor’ de Cristina Nehring, algo así como que los humanos estamos predispuestos a sentirnos atraídos por las desgracias ajenas y querer reproducirlas. Los éxitos siempre nos parecerán cuentos de Walt Disney, pero cuidado con los fracasos. Son un agujero negro de energía, un triángulo de las Bermudas que te absorbe sin remedio si te acercas a su boca. No es casualidad que tipos como Woody Allen triunfen entre las masas. No sé hasta que punto querer ser un antihéroe tiene que ver con no haber madurado lo suficiente. Quizá sea más una sensación de la adolescencia que poco a poco se difumina, hasta dejarnos colocarnos en el sano, pero poco placentero, término medio.

¿Hasta que punto Gep Gambardella es un triunfador? ¿No se trata de conseguir mantenerse haciendo lo que a uno le gusta? Quizá esté ahí la cuestión. Él ya se mantiene con las ganancias obtenidas en su primera obra. Un trabajo como periodista en la revista de una buena amiga suya le mantiene en activo, por disimular ante la galería que lo que realmente es, es un vago con muy buena capacidad de análisis, un observador de primera, un psicólogo con tintes de charlatán. Un genio.

Que facíl es echar la culpa a la falta de musa. Si no me convencen de lo contrario, siempre pensaré que los Bartlebys dejan de concebir por dos motivos:

  1. Vaguería.
  2. Más vaguería.

Kerouac, Bukowski, Van Gogh, Ed Wood… Pensad en cualquier artista maldito que conozcáis. ¿Sois capaces de imaginarles no escribiendo/pintando/fotografiando/rodando? NO. Aquel que alcanza su reconocimiento y no continua siendo prolífico es porque no lo necesita. Tiene el talento pero no la vocación. El resto necesitan escupir sus pensamientos, deshacerse de ellos al materializarlos porque sino se vuelven locos. En el caso del protagonista de ‘La gran belleza’ es innegable por sus monólogos que tiene el don de la palabra, pero sentarse a la mesa, ordenar los pensamientos, enfrentarse al papel en blanco… Ay amigos, eso requiere un esfuerzo. Él mismo cita: “El descubrimiento más notable que hice a los pocos días de cumplir 65 años es que ya no puedo perder el tiempo en cosas que no me apetece hacer.” Escribir es una de esas cosas en las que no quiere perder el tiempo. La frivolidad es aun más absorbente que el fracaso. Todos queremos entrar en su jaula dorada de luces de neón, martinis y lunas llenas. ¿Falta de belleza, de inspiración, motivación? Quien necesita nada de eso teniendo una Visa oro con crédito ilimitado.

Ser un fracasado podrido de dinero no será el sueño americano, pero se parece mucho al europeo.

Ved ‘La gran belleza’, no os dejará indiferentes.

La-gran-belleza1_ampliacion

la-grande-bellezza-2013-large-picture

foto-la-gran-belleza-3-401

La_grande_bellezza__11