‘Estoy demasiado sobrio para tantas memeces’ (“Archer”, 2010/2014, Adam Reed)

null

Tras cinco años en antena, y renovada por otro más, “Archer” puede ser considerada el epítome de las series de animación cómico/estúpidas para adultos. Y eso que hay bastantes, y algunas son buenísimas: De “Duckman” a “Futurama”, o “American Dad” y su predecesora “Padre de Familia”, a la ya clásica y reverenciable “Los Simpson”, que merecería un artículo propio, en ocasiones, hasta por personaje o capítulo (“El Flameado de Moe: ‘Auge y caída del sueño de un tipo miserable”- Algo así).

La serie, animada con unos cuidados fondos en 3-D, pero con la movilidad corporal y expresividad facial de personajes entre el “Superman” de los años 40 y “Los Picapiedra”, juega a despistar al espectador con la duración de las tramas (Entre 2 minutos y una temporada completa), las discontinuidades (Ray Gillette a veces es parapléjico y otras no), pero, sobre todo, con los anacronismos.
Porque Malory Archer, la Directora de Operaciones del ISIS (International Secret Intelligence Service), no dejó de ser la amante a distancia del Alto Director de la KGB hasta 2013, aproximadamente (Sí. KGB. Unión Soviética. ¿Qué?), momento en el que su alcoholismo y su promiscuidad bisexual fueron a mejor: Empezó a tirarse a todo lo que se moviera y tuviese una botella a mano. Incluyendo a Pam, la bulímica y ninfómana jefa de Recursos Humanos, que jamás ha contratado ni despedido un empleado. Hasta que empezó a comerse la cocaína decomisada, al menos…

Su hijo, Sterling “Duquesa” Archer, el mejor (o segundo mejor) agente secreto del ISIS, da nombre a la serie, y es una parodia indisimulada de James Bond; le gusta el riesgo, el lujo, la bebida y las mujeres fatales, y se autoerotiza con los jerséis de cuello vuelto… Podría hasta haber sido demandado por los productores de 007: Pero aquí los martinis son el desayuno, sus prostitutas muertas entran en gastos de empresa, y sólo le importa… El Lacrosse. Siguiendo una cronología de lo contado en la serie, nació en África durante la II Guerra Mundial, mientras su madre ejercía de agente doble. Hoy en día, ella tendría que tener unos noventa o cien años, y él setenta. Pero no.

Porque Woodhouse, el actualmente criado/esclavo de Sterling, participó también en la primera Gran Guerra, le salvó de la muerte en la Segunda, siendo ya un veterano, y ahora malvive, sobreviviendo a nuestros tiempos, “a golpe” de humillaciones de su “amo” (efectivamente), y heroína inyectada.
Os advertí que la serie tenía algún anacronismo, ¿No? Pues eso.
Lo que no sé si os dije es lo de las burradas.

Porque os juro que al tercer o cuarto capítulo ya te da todo igual, dejas de hacerte preguntas y te limitas a disfrutar del desfile de disfuncionalidades y miserias, y de sexo del que roza lo ilegal, y de politoxicomanías sin secuelas… Y de brillantísimas lineas de diálogo que dan lugar a transiciones perfectas entre secuencias, también…

Teniendo en cuenta que uno de los mayores reconocimientos que ha tenido “Archer” ha sido el “Best Show You’re not Watching”, es un milagro que Canal+ Series la siga emitiendo. Supongo que para esto existen los canales de pago. Ahora están con la quinta temporada, subtitulada “Archer Vice”, en la que, tras ser suspendidos por la CIA como agencia de espionaje, deciden dedicarse al narcotráfico y, de algún modo, acaban dando un golpe de estado y gobernando, accidental pero dictatorialmente, una república bananera, donde los personajes evolucionarán en ya catastróficas versiones de sí mismos.

… Y eso que no os he hablado de Lana, la segunda (primera) mejor agente secreto del ISIS (Sí, son sólo dos…), con un cuerpo tan exótico y espectacular, que sería nuestra “Chica Bond” al uso si Sterling y ella no se deseaDespreciaran mutuamente; ni del Doctor Krieger, probablemente un clon de Adolf Hitler, fugado de la RDA (ejem), y con una pseudonovia holográfica de aspecto manga a la que no consigue programar correctamente para que se enamore de él; O de Cheryl/Carol (Dependiendo del episodio), recepcionista de una Agencia, el ISIS, en la que nunca ha entrado nadie aparte de sus trabajadores: Heredera, a su vez, de un imperio multimillonario que decide ignorar; multisexual, poliadicta, y débil mental: Actualmente, estrella del country en la Isla de San Marcos con el nombre artístico de “Cherlene”.

No sé a qué estáis esperando para verla.
Aunque si estáis follando, o muy puestos, os lo perdono.

En el próximo capítulo: “Doctor Who”(8ªTemporada)

null

null

null