Sabíamos que no iba a funcionar incluso antes de conocerla… (Beginners, 2010. Mike Mills)

Por @rhalonso

¿Por qué boicoteamos nuestras relaciones? Algunos lo hacen a lo largo de toda la vida, casi a diario. Otros juegan, una y otra vez, aun sabiendo que no siempre se gana. Partiendo de ahí, para mí el mundo se divide, más o menos y sin exagerar o exagerando,  entre los que no se cansan de buscar el amor en casi todas las personas que tienen a su alrededor y los que se pasan la vida negando las evidencias y alejándose de todo aquel que despierte el más mínimo sentimiento amoroso en él.

Cada uno tiene sus razones y cada uno sabe perfectamente porque lo hace. Y lo mejor de todo es que, a veces, todos esos motivos que te llevan a caer en un grupo de personas o en otro, se reducen a los mismos: el miedo, el fracaso, el dolor… Y sólo algunos pequeños matices marcan una ligera diferencia: unos padecen el miedo, el fracaso y el dolor basado en la posibilidad siempre existente de la ruptura y otros el dolor, el fracaso y el miedo que les produce pensar en una vida en soledad. De cualquier modo, todos, unos y otros, somos crueles con los demás y con nosotros mismos.

Si creéis que esta teoría no se sostiene hablemos de lo que le pasa a los protagonistas de Beginners. Por un lado, Oliver, un ilustrador que va camino de los cuarenta, que vive hundido en una depresión provocada por varias pérdidas personales, que cree que ha vivido tantas veces el amor y, en la misma o mayor medida, el desamor, que se propone firmemente no volver a enamorarse. En el punto opuesto, a sus setenta y cinco años, está Hal, padre de Oliver, quien después de enviudar, decide revelar su verdadera orientación sexual, su homosexualidad escondida en la sombra durante años.

El hijo pertenece claramente a los que dan todo por perdido y desgasta su relación con Anna, una alegre y despierta actriz que le proporciona esa dosis de alegría, entre otras cosas, que le falta. Hal, en cambio, decide lanzarse a vivir apasionadamente la vida que le queda, junto a Andy, un hombre bastante más joven, quien siente una profunda adoración por Hal. Oliver consigue su objetivo y tira la toalla, una vez más. Su padre vive como un novato que acaba de aprobar el carnet de conducir y se lanza cual kamikaze del amor con una “L” en el costado intentado no superar la velocidad permitida.

Tanto unos como otros, creemos tener la clave de nuestras relaciones. Somos dueños de nosotros mismos y decidimos sin miedo a equivocarnos la mejor manera de manejar nuestros sentimientos. Creemos que apostamos por seguir adelante con una persona o abandonarla como si no hubiese consecuencias, como si no hubiese daños colaterales, como si todo pudiese volver a ser igual que antes o a seguir de forma distinta, pero mejor. Creemos que nuestras decisiones sólo nos afectan a nosotros y que las demás partes implicadas seguirán sus vidas como si nada de esto hubiese sucedido. Creemos que lo tenemos todo bajo control hasta que la vida nos sorprende, explota y se lleva por delante todos nuestros esfuerzos por implicarnos o mantenernos al margen de nuestros sentimientos y nos sorprende descaradamente haciendo con nosotros lo que a ella le da la gana.

beginners

beginners13

christopher-plummer-as-hal-in-beginners-2010