It Follows (David Robert Mitchell, 2014)

it-follows-cannes-2014-4

Tras varios días centrados en las proyecciones de la Sección Oficial del FICX52 decidimos tomarnos un descanso para ver una peli de terror adolescente que prometía bastante, ‘It Follows’. Antes de ver la película programada en la sección Géneros mutantes se proyectó el corto ‘Ghost Train’ (Lee Cronin, 2013). Una vieja atracción de feria sirve de lugar de reencuentro de dos hermanos que siendo niños fueron testigos de un suceso sobrenatural que les marcó para el resto de sus vidas. Una premisa sencilla que junto con unos actores y efectos especiales a su servicio más que solventes dotan al conjunto de una credibilidad sorprendente para una producción tan modesta. En la redacción de La culpa es del  script aprovechamos la oportunidad para reivindicar la proyección de cortometrajes en los cines comerciales como la magnífica forma que supone de descubrimiento y promoción de nuevos talentos en el cine.

A continuación en ‘It Follows‘ seguimos a Jay, una chica bien y modosita que decide hacer el amor con su novio y acaba en la peor situación que podríamos imaginar. Engañada por su nueva pareja y con un ente sobrenatural cambiaformas que la perseguirá muy lentamente para siempre hasta matarla si no le pasa su “maldición” a otra persona usando el sexo como vehículo de transmisión. Siguiendo la tradición del cine de terror ochentero con sus dosis de humor y la promiscuidad como elemento de crítica irónica hacia sus jóvenes protagonistas, este film logra aquello que se supone debería cumplir cualquier representante del género: crear inquietud y miedo en el espectador basándose en un concepto original llevado a la pantalla sin demasiadas pretensiones más allá de hacer pasar un buen (mal) rato.

Como John Carpenter en ‘Halloween’ (1978), David Robert Mitchell tiene muy claro que no hay nada más angustioso que el terror de lo cotidiano y usa la cámara para establecer esa perspectiva desasosegante sobre sus personajes. Todos asumimos cierto nivel de inseguridad rodeados de extraños de aspecto amenazador, pero ¿qué ocurre cuando el peligro se presenta en los lugares más inesperados, en aquellos que frecuentamos en nuestra rutina diaria? El vecino, la madre, el amigo, la compañera de instituto, …. no prestamos atención a quienes tenemos más cerca, a los que consideramos inofensivos por defecto. ‘It Follows’ explota uno de nuestros mayores temores: que no podamos estar seguros en ninguna parte, ni siquiera en nuestro propia casa rodeados de aquellos a los que amamos. La paranoia es inevitable y la única opción es no confiar en nadie, nunca dejar de estar alerta.