1984. El año que lo cambió todo.

grem

Gremlins (Joe Dante)

 

Por @NachoJouve

¿Dónde estabas hace 30 años? Piénsalo bien porque deberías saberlo. Bueno, más bien, te conviene saberlo. Si has pasado la treintena lo más normal es que tu infancia o tu adolescencia, si es que no las dos, hayan sido marcadas por ese año. ¿Qué pasó en 1984? Porque al hablar de ese año no lo hacemos de la obra de Orwell. Que podríamos. Es más, si no unes 1984 con George Orwell corre a la biblioteca más cercana. Tardas. Pero hoy aquí no vamos a hablar del libro de Orwell, que ya está muy sobado.

Volvamos al ejercicio anterior, al principio. Piensa, piensa bien dónde estabas en 1984. Te voy a ayudar. La pregunta tiene trampa. Salvo en algunos casos de los que me declaro ya el primero en la lista de admiradores. Salvo en esas privilegiadas excepciones. A lo que refiero cuando hablo de 1984, probablemente, tanto tú, como yo, lo vivieras después y no en ese año en concreto. Lo bueno, lo que le hace diferente, es que sí, su punto de referencia es 1984 pero, 30 años después, sigue con vida. Es más, me juego lo que queráis a que en 2044 y hasta en 2084 seguirá con vida. ¿Sabes ya por dónde vamos? Venga va, que está fácil y encima la foto que abre este texto es más que indicativa. Piensa.

Que tienen en común un trío de científicos buscándose la vida en un edificio de bomberos. Una mascota a la que el pollo le sienta mal no, lo siguiente. Un niño que encuentra la respuesta a todas sus dudas en un libro que, en realidad, es otro mundo. Un adolescente al que todos acompañamos con su grulla. Un “gobernador” que viaja del futuro al pasado para arreglar su futuro destrozando un pasado que ni siquiera sabía que existiese. Un personaje que, cada noche, cada noche desde 1984 aparece, como mínimo, en el sueño del alguna persona del planeta…. ¿Nada? Seguimos.

5740-809-550

Los cazafantasmas (Ivan Reitman)

Que tienen en común alguien que, tras años desaparecido, reaparece en medio del desierto. La mejor imagen que jamás habrás visto del puente de Manahattan. Un burro en una fiesta en la que todos, sí, todos y todas querríamos estar. Que tiene ese burro en común con una milana, con una simple milana… ¿Igual? Seamos más claros. Podemos decir sin problema que, 1984, también es el año de Axel Foley. Así, sin más.

¿Todavía nada? Seguro que sí. Es ese año en el que vieron la luz Peter Venkman, Raymond Stantz o Eagon Spengler. Es el año desde el que todos, y recalquemos eso de absolutamente todos, hemos pedido alguna vez un Gizmo a Melchor, Gaspar y Baltasar. El año en el que dejamos de imaginar como era Fantasía para verla y volar hacia ella a lomos de Fuyur. 1984 es el año en el que descubrimos que “dar cera, pulir cera” podía y puede tener más de un significado. Como las grullas. El año que Él, volvió. No se había ido todavía, pero ese año volvió. Exactamente igual que Freddy. Cada noche colándose en cada habitación, en cada sueño. ¿No me creen? Pregunten a Johnny Depp.

nes139

Pesadilla en Elm Street (Wes Craven)

1984 es esa fecha en la que muchos (y espero que después de esto muchos más) supimos que hay un París, en Texas. El año que Sergio Leone convirtió Brooklyn y toda Nueva York en el spaguetti western más grande jamás contado lejos de un desierto o, si me lo permiten, fuera del lejano oeste. Hace 30 años que Tom Hanks y su grupo de amigos nos enseñaron que los burros en las fiestas son posibles, que los directores de los hotel pueden hacer reír y, ojo, que hace 30 años el cine en 3D ya era posible. Eso sí, sin la necesidad de dejarte media nómina en unas gafas. 1984 también es el año en el que supimos que Detroit puede molar pero que a Axel le gusta más Beverly Hills. A quién no. 1984, haciendo ya algo de patriotismo, es el año en el que el inigualable Paco Rabal nos hizo querer a su milana.

Todos esos momentos, todos esos recuerdos, todas esas sensaciones, se vivieron por primera vez en alguna sala de cine a lo largo del año 1984. Hace ya 30 años que el destino, las estrellas, Dios, los Mayas, Buda o quién sea se juntaron para convertir esos doce meses que iban entre diciembre del 83 y enero del 85 en el mayor torrente de clásicos inolvidables que uno puede recordar concentrados en 365 días.

paris2

París, Texas (Wim Wenders)

Todas ellas, nacieron en el 84. Como los hermanos Coen para el cine con ‘Sangre Fácil’. Ya quisieran muchos una ópera prima así. En 1984 nos enamoramos por igual de una mujer de rojo primero y de una sirena después. Una que no era Ariel. Era Daryl Hannah. En 1984 supimos que eran los zurullos de coña, todos quisimos ser policías en algún momento e hicimos mejores migas con Salieri que con Mozart. En 1984 la Troma tocó el cielo con su vengador tóxico. Mientras que aquí en España, Gabino Diego y Victoria Abril nos enseñaban que ‘Las bicicletas son para el verano’ al mismo tiempo que Pedro Almodóvar y Carmen Maura hacían ver que afortunados aquellos que pudieran tener bicis y verano pero, a veces, una buena pata de jamón a mano es más útil.

En 1984 todos los adolescentes querían ir de campamento. ‘Los albóndigas en remojo’ son culpables. En 1984, todos los adolescentes, querían ser nerds (novatos). Sí, el actor que interpreta a Goose en ‘Top Gun’ (Anthony Edwards) también fue nerd. Tiene pasado, como todos. Pero en este caso ni mucho menos para avergonzarse. ‘La revancha de los novatos’ es una de las mayores joyas que jamás llegará a una pantalla de cine.

novatos_efym

La revancha de los novatos (Jeff Kanew)

En 1984 y ya para ir cerrando; un genio, un mago, un cuentacuentos que ha decidido cerrar su libro de magia 30 años después, hizo su primer largometraje. Los niños, los adultos, la eterna juventud y, hasta Pixar y Disney jamás estarán suficientemente agradecidos al maestro Hayao Miyazaki.

Nausicaa-del-Valle-del-Viento-cabecera

Nausicaä del Valle del Viento (Hayao Miyazaki)

 

1984 fue así. ¿Imagináis el 85? muy fácil. Tan solo un año después dejamos a un lado todos nuestros sueños del 84 para empezar a desear otras dos cosas: ser un Goonie y tener un Delorean. Es la magia del cine, tan efímera pero tan inmortal.

the-terminator

Terminator (James Cameron)

 

NDVD_004

Despedida de soltero (Neal Israel)

 

flying is learning by Román Reyes

Karate kid (John G. Avildsen)

 

PD: Ni puedo ni debo cerrar este post sin mencionar ‘Amanecer rojo’. Película del gran John Milius. Una de las cosas más “impactantes” que recuerdo haber visto jamás. Protagonistas: Patrick Swayze (Johny en ‘Dirty Dancing’), C. Thomas Howell (ayer, hoy y siempre Ponyboy Curtis), Lea Thompson (sí, la madre de Marty McFly), Charlie Seen (incalificable) o Jennifer Grey (Baby en ‘Dirty Dancing’)… Argumento: un ejército comunista invade un pequeño pueblo del medio-oeste norteamericano. Un grupo de adolescentes son la única resistencia que encontrarán. La guerra fría versión… Me siento incapaz de describirla. Véanla. Impagable.

Películas estrenadas en 1984: