5ª jornada en la Berlinale 2015

El-director-Pablo-Larrain-dura_54427047466_54028874188_960_639

Pablo Larraín, director de ‘El club’ en la Berlinale

Chile está muy presente en Berlin. El nuevo día comenzó con ‘El club’. El nuevo film de Pablo Larraín aborda brillantemente un tema polémico que toca la sensibilidad de los chilenos: las atrocidades y el encubrimiento que perpetra allí la organización religiosa más poderosa en la historia de la humanidad, su corrupción e hipocresía.

Siempre se dice que la infancia marca nuestras vidas. Sin embargo mucho de lo que aprendemos en esa etapa se revela falso o inútil para la adultez, destruyendo la más mínima seguridad que pudiéramos tener. En ‘Als wir träumten‘ (‘As We Were Dreaming’, Andreas Dresen, 2015) un grupo de amigos de los suburbios de Leipzig vive el colapso de Alemania comunista. Los valores en que fueron educados de niños son obsoletos y la decadencia no sólo afecta al sistema político y social sino también a sus vidas. La sociedad utópica para la que se les educó a aspirar es ahora un recuerdo perdido de la niñez. Como la belleza y la inocencia del primer amor. Aunque sea excesivamente reiterativa en su última parte y no llegue a aprovechar del todo los flashbacks ni los personajes secundarios, se trata de una necesaria mirada atrás sin prejuicios hacia un momento histórico en que muchos alemanes se encontraron perdidos en medio de una nueva realidad histórica para la que nadie les había preparado a ritmo de música electrónica.

201505689_1

‘Als wir träumten’ (‘As We Were Dreaming’)

Recuperarse de la muerte de una madre, un hijo o alguien cercano es un proceso duro. Pasar página es difícil y estamos dispuestos a creer cualquier cosa para sentir que nuestros muertos siguen con nosotros. ‘Body‘ (Małgorzata Szumowska, 2015) no es una historia de fantasmas. O quizá sí, pero de otro tipo. Los fantasmas aquí son otra clase de seres del más allá mucho más perturbadores. Esos que nosotros llevamos con nosotros mismos para seguir aferrados al pasado antes de asumir la pérdida. Una psicóloga ayuda a la gente a comunicarse con sus seres queridos mientras un eficiente forense encuentra alivio en el fondo de una botella de vodka y su hija anoréxica simplemente no puede soportar seguir adelante tras la muerte de su madre. Un triángulo de seres rotos que afrontan la muerte como pueden, solos. Szumowska entreteje sus vidas llenas de silencio y dolor, pero con un claro sentido optimista: una risa y una mirada puede cambiarlo todo.

Body

‘Body’

¿Por qué no habrán hecho un documental?” Esto es lo primero que servidor ha pensado al acabar la proyección de ‘Selma‘ (Ava DuVernay, 2014), que narra los sucesos ocurridos en la ciudad homónima durante la lucha de Martin Luther King para hacer realidad el derecho a voto garantizado por la constitución para los afroamericanos. Un momento clave en la historia de Estados Unidos y en los derechos civiles, transformada en una dramatización histórica que como reconstrucción ficcionada delega todo a mostrar una iconografía grandilocuente de sobra conocida. Tampoco se esfuerza en mostrar al personaje protagonista fuera de su posición de figura histórica impersonal y genérica, Tim Roth parece que está haciendo una imitación para el Saturday Night Live y los largos y aburridos diálogos se suceden con la esperanza de que por su trascendente contenido interesen sin más. Gran error. El metraje real de lo que pasó en las marchas de Selma incluido al final contiene más emoción y poder cinematográfico que las dos horas anteriores de tedio deliberado.

SELMA

‘Selma’

Que los demás te acepten tal y como eres puede ser un reto si no cumples los estándares que impone la sociedad. Ser joven e intentar satisfacer las esperanzas depositadas en ti por tu familia tampoco es fácil. ‘Onthakan‘ (‘The Blue Hour’, Anucha Boonyawatan, 2015) se centra en Tam, que sufre abusos en el colegio y es despreciado en su casa por ser homosexual. Cuando conoce a Phum se siente por primera vez amado y comprendido, pero los problemas que lastra desde hace tiempo no le dejan liberarse de la enorme presión y el sufrimiento que ha padecido. Con elementos que van desde el drama adolescente más convencional a lo onírico pasando por el terror psicológico, ‘Onthakan’ pretende construir para el espectador toda una metáfora visual de las emociones de su protagonista. Pero lo que comienza siendo una historia sutil y cuidada acaba en un auténtico festival surrealista en el que todo vale.

TheBlueHour

‘Onthakan’ (‘The Blue Hour’)

Ramón Rey