7ª jornada en la Berlinale – 50 sombras de Grey, Aferim! y Eisenstein en Guanajuato

Una travesía de larga duración en coche, caballo, moto con sidecar o el transporte que sea en el que sólo viajen dos personas, suele caracterizarse por las conversaciones íntimas y las confesiones inesperadas. En Aferim!’ – un western rumano rodado en blanco y negro, ambientado en el feudalismo y dirigido por Radu Jude- un padre y un hijo recorren la región de Valaquia en busca de un esclavo gitano a quien deben castigar. Es cínica, irónica, sarcástica y cuenta con los requisitos para estar en el palmarés de un festival como la Berlinale.

Fotograma de 'Aferim!'

Fotograma de ‘Aferim!’

Eisenstein en Guanajuato’ se esperaba con expectación. Después de la decepción de la prensa tras los visionados de los trabajos de Win Wenders (‘Everything will be fine’) y Werner Herzog (‘Queen of deserts’), las esperanzas en la old school presente en esta Berlinale estaban puestas en Peter Greenaway. Aunque su peculiar estética y realización siempre generan controversia, la sensación general ha sido de éxito. Su visión excéntrica, histriónica e incluso algo paródica del director ruso ha cautivado al público que ha reido y aplaudido al finalizar el pase. El director de ‘El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante’ traslada a Eisenstein a Norteamérica. Allí rodará la película ‘Qué viva México’ y conocerá al mejicano Palomino Cañedo que le descubrirá  placeres prohibidos para un hombre de 1931.

Fotograma de 'Eisenstein en Guanajuato'

Fotograma de ‘Eisenstein en Guanajuato’

Después de asistir al pase de 50 sombras de Grey’ he comprendido porque Universal ha tratado de impedir que la prensa española accediera a la cinta antes de su estreno en nuestras salas. Nos encontramos ante un producto comercial vulgar, de bajo presuesto, con actuaciones insípidas y a rebosar de product placement. No sólo no existe química entre los protagonistas, Dakota Johnson y Jamie Dornan, sino que las frases que intercambian – ella entre susurros, él con cara estreñido -, elevan a literatura de altura las novelas de Corín Tellado. Los intercambios sexuales convierten en porno hardcore a las películas dirigidas por Erika Lust. Íbamos con intención de ver como torturaban a una mujer en la cama y acabamos nosotros siendo los castigados. Una colosal tomadura de pelo.

La película está plagada de escenas que provocaron las carcajadas del público de la sala: Grey desaparece de la cama después de acostarse con su novia para irse a tocar el piano, ella se acaricia los labios con el extremo de un lápiz que lleva escrito GREY, a él le piden que sonría para unas fotografías y no es capaz… Es un atormentado con truamas infantiles. En serio, así lo confiesa el protagonista. No les engaño.

Imagen promocional de '50 sombras de Grey'

Imagen promocional de ’50 sombras de Grey’

Me siento realmente consternada. Estoy muy preocupada por las mujeres del primer mundo. Trato de encontrar una explicación al fenómeno de las novelas de E. L. James y entender la admiración generalizada hacia este tipo que se supone sádico. Esta misma tarde hemos podido asistir a la premier mundial del montaje del director de ‘54 (Studio 54)’ y creo que en el terreno sexual hemos dado demasiados pasos atrás. Una mujer de los 70 estallaría en carcajadas ante las relaciones masoquistas que se muestran en la película. La primera vez que Anastasia Steele sucumbe a las condiciones de Grey sucede exactamente lo que les describo a continuación:

– Él le ata las manos a la cama
– Le tapa los ojos
– Le da la vuelta y la coloca a cuatro patas
– Le da un cachete en el culo
– La penetra
– Fin

Supongo que no hay que tener demasiada experiencia sexual para saber que esto no tiene nada que ver con prácticas BDSM por mucho que hayan firmado un contrato. Algo todavía más preocupante es que Grey obliga a Anastasia a participar de estos juegos sin su consentimiento, es un hombre celoso y controlador, le dicta como debe ser su alimentación, la ropa que debe vestir, el coche que tiene que conducir. Ella llora amargamente y se pregunta como Grey puede quererla y necesitar castigarla a la vez cuando hacen el amor, pero sonríe mientras viajan en helicóptero privado por el cielo de EEUU. ¿Qué tiene esto de atractivo? Volvemos a los caducos preceptos donde se asume que el hombre controla todos los aspectos de una relación mientras la mujer busca una cuenta bancaria con un número de ceros considerable. Se me olvidó mentar que Christian Grey es un aclamado y reconocido empresario. No puede ser cierto que todos los indicios apunten a que las mujeres adultas hoy en día sigan buscanado un “buen partido”. Prefiero pensar que en sus casas no practican más postura que la del misionero y por eso se engancharon a las descripciones explícitas de felaciones y penetraciones vaginales.

Si Sade o Masoch vieran lo que han hecho con sus preceptos les sangrarían los ojos. Y con razón.

Henar Álvarez