Jupiter Ascending (‘El destino de Júpiter’, Andy & Lana Wachowski, 2015)

Jupiter-Ascending-14Los hermanos Wachowski poseen una capacidad innata para transmitir todas sus influencias artísticas a través de su filmografía. El film noir, el ciberpunk, el anime y las obras de los grandes autores y filósofos clásicos están presentes de una forma u otra en su obra. ‘Jupiter Ascending‘ es un paso en otra dirección pero manteniéndose fieles a si mismos. En esta ocasión, con el envoltorio de una clásica space opera que podría muy bien haber salido de las páginas de aquellas revistas pulp que popularizaron el género en la primera mitad del siglo XX. La Jupiter del título es una joven inmigrante rusa que trabaja como limpiadora. Su código genético coincide con el de un importante miembro ya fallecido de una familia real intergaláctica y su vida corre grave peligro. De repente el universo no es ese lugar tan solitario que suponía.

Al mismo tiempo que su conocimiento sobre la posición de la humanidad en el orden de las cosas también aumenta el riesgo. Un riesgo que Jupiter está dispuesta a correr porque no tiene nada que perder intentando tomar su lugar como dueña de nuestro planeta. Con todos los elementos para una épica aventura espacial al más puro estilo Star Wars, ‘Jupiter Ascending’ retoma la tradición del género cinematográfico y añade elementos de otras épocas. Viejos tiempos en los que los espectadores estábamos dispuestos a tomarnos en serio relatos como este, libres de cinismo e ironía. Aquí los buenos son buenos y los malos, peores. Aquellos que poseen los recursos visten de manera exagerada y llamativa porque así demuestran que no son como el resto de miserables seres cuyos destinos manejan.

JupiterAscending-MilaQueen

Aparentemente Lana y Andy se sumergieron tanto durante su proceso creativo en el desarrollo de su mundo de fantasía que no fueron capaces de considerar el resultado final con la perspectiva necesaria para saber si todo lo que querían plasmar en su film era recibido apropiadamente por alguien ajeno a sus intenciones. Imaginad a Cenicienta obligada a ir a un Oz interestelar para reclamar un poder extraordinario, encontrándose con personajes de dudosas intenciones mientras en la sombra la Casa de Atreides de Dune intriga para manejar su destino según los intereses de cada uno de sus miembros. ¿Suena a una mezcla imposible? Nuestra Dorothy, como Odiseo, sólo quiere regresar a su hogar. Su camino de vuelta está repleto de peripecias con engaños, viajes y batallas espaciales, inesperados cambios de estilismo y criaturas increíbles, burocracia, un cuerpo de policía interestelar y, por supuesto, romance.

El tiempo, la vida, es en este expandido universo el recurso más preciado. Una necesidad que ha creado una estructura industrial a una escala inimaginable que no es más que una traslación del sistema capitalista de la Tierra a una dimensión cósmica. Algo que provoca escalofríos y no está muy alejado de las implicaciones reales desde nuestra perspectiva humana actual. Su mayor virtud es la construcción de un entramado mitológico y visual repleto de detalles, que se intuye muchísimo más profundo de lo que se podría esperar en sus dos horas de metraje. Sin embargo, el exceso se contagia desde la ambientación a una ambición narrativa que no se traduce en un guión bien equilibrado. En cada uno está decidir si compensa pasar por alto sus obvias carencias y dejarse llevar por este insólito y emocionante derroche de imaginación.

Jupiter-Ascending-9-1940x975