No sólo ocurre en Hollywood (Maps to the stars, 2015. David Cronenberg)

Por Henar Álvarez

Me temo que los buenos tiempos de David Cronenberg no volverán. Los buenos de verdad, aquellos con los que reclutó una legión de seguidores con ansia de ver como las obsesiones se mezclaban con el metal o como la ciencia deformaba los cuerpos. Los tiempos de ‘Videodrome’, ‘Crash‘ e ‘Inseparables‘. No se asusten, con ‘Maps to the starsel rey de la carne se acerca bastante a aquellos maravillosos años. Despues de la fallida ‘Cosmopolis‘ y las correctas ‘Una historia de violencia‘ y ‘Promesas del este‘, el director vuelve con la historia del mundo que hemos creado, ese en el que la mediocridad nos come por los pies.

david-cronenberg-1024x849

David Cronenberg

El guion de Bruce Wagner muestra una cara de Hollywood que, aunque cruel y excesivamente codiciosa, no sorprende al espectador. La fama cuesta sangre, botox y lágrimas. No sabemos cuales son los tejemanejes de la industria del cine pero si podemos hacernos una idea de como se siente una persona que pierde su estatus, sea el que fuere, un trabajo que adora o no consigue sus objetivos en un tiempo y con un esfuerzo considerable. No es de extrañar, incluso dibuja sonrisas culpables en el espectador, que el personaje de Julianne Moore se alegre de la muerte de un niño de 5 años: gracias a eso la madre del pequeño renunciará a un papel que irá a parar a su persona.

‘Maps to the stars‘ es una novela moderna que utiliza el impostado glamour de Hollywood para restregarnos las miserias del mundo occidental. La popularidad no inquieta únicamente a los obreros de la gran pantalla, preguntadle a la reina del instituto que se dio de bruces al llegar a la universidad o al becario que ascendieron a director. Hollywood no es más que el contexto de una historia que se podría haber construido en torno a un colegio, una oficina, un partido político o un concurso de belleza. 

Maps to the Stars

Fotograma ‘Maps to the star’

Si alguna vez has comprado un libro de autoayuda – juro por todos los santos que JAMÁS he caido en semejante engaño – querrás llorar de rabia con el personaje de John Cusack, un gurú de los métodos de superación personal y padre de una estrella infantil (Evan Bird) que a la edad de 11 años ya ha follado, ha tenido problemas con las drogas, sabe lo que es un tratamiento de rehabilitación y charla con sus amigas del Disney Channel sobre como las viejas de 23 años mienten en IMDB asegurando que se mantienen en los 16. La edad y el paso del tiempo es posiblemente uno de los grandes handicaps del momento: Con 30 años estás fuera de cualquier ayuda para jóvenes, nadie contrata a personas de más de 40, una mujer mayor no vale absolutamente nada. La cirugía estética y los postizos están en auge y no sólo para las estrellas del celuloide. Pinchazos de botox, extensiones, pestañas y uñas postizas, tetas de silicona, injertos de pelo o alargadores de pene. Todos los estratos sociales quieren acceder a estos amuletos de la eterna juventud porque el minimalismo está demodé. Parafraseando a Fangoria:

La evidencia es como te la cuento Porque dudas de que más es más Orgullosos de cualquier exceso En el baile de la vanidad.”

Julianne Moore, reciente ganadora del Oscar por su interpretación en ‘Still Alice‘, desea un papel al que no sabe si podrá acceder porque se le está pasando el arroz. El tiempo y las arrugas no perdonan, la imagen está por encima del talento. ¿De verdad creéis que esto es algo que sólo ocurre a las actrices? Veamos.

tmb1_520394_20140411165455 Publicacion-facebook-Mediterraneo-Digital_EDIIMA20140204_0212_13

Cuando uno se propone firmemente ascender a toda costa siempre hay alguien que sale perjudicado. En el caso de esta película es el personaje de Mia Wasikowska, hermana mayor de la joven estrella e hija del sabiondo de Cusack. Sus problemas psicológicos no son compatibles con una familia dominada por su vida pública y vigilada por los medios de comunicación, en nuestras comunes existencias serían el patio de vecinos o tu cuñada la envidiosa. La mierda, de toda la vida, se barre y esconde debajo de la alfombra.

El cine ha retratado en diversas ocasiones la lucha por el poder, la fama o las consecuencias de la adicción a la popularidad. ‘Election‘, ‘Los Idus de Marzo‘, ‘Match Point‘, ‘Boogie nights‘, ‘The bling ring’… La lista es interminable, pero ‘Maps to the stars‘ tiene algo que no tienen las demás: A David Cronenberg. Es de los directores contemporáneos que mejor reflejan las desviaciones de la psique humana. Su visión, aunque desmesurada, siempre arroja luz sobre las incógnitas de nuestra conducta.

Bienaventurados los personajes perturbados porque nos revelan sin compasión nuestros propios errores y más execrables deseos.