Southland: Patrullando en la cuerda floja

southland

Por Julia Gómez

Desasosiego. Es la primera palabra que me viene a la cabeza al pensar en Southland‘. Es la sensación que me invadía cuando me enfrentaba a un nuevo capítulo. Y digo “enfrentarme” porque cada episodio suponía una pequeña batalla interna entre las ganas de disfrutar de una gran serie y el temor a que le pasara algo a alguno de los personajes. Puede que yo sea demasiado sensible, pero quiero pensar que no soy la única que ha sufrido y disfrutado esta joya por igual.

‘Southland’ es un drama policial que se desarrolla en una de las zonas más conflictivas de Los Ángeles…Y antes de que los detractores del género dejéis de leer, me gustaría aclarar que es una serie de policías diferente.

‘Southland’ sorprende desde el primer momento por un estilo realista que acaricia el falso documental. Con el objetivo de acercarnos al trabajo de varios oficiales y detectives del Departamento de Policía de Los Ángeles, nos coge de la mano y nos mete en la parte trasera de un coche de policía. Junto a los agentes participamos en persecuciones de infarto, registramos casas, respondemos a tiroteos, interrogamos a sospechosos… Junto a ellos recorremos las calles con una incómoda sensación de vértigo, de peligro constante, porque, como dice el narrador en un momento determinado: “Los policías se levantan cada mañana de forma diferente a todos nosotros. Nuestra peor pesadilla es simplemente su miércoles”. ‘Southland’, con su estilo realista, consigue introducirnos en esa pesadilla, y cada vez que nos subimos al coche con los protagonistas, sentimos que andamos por la cuerda floja.

Más tarde, al acabar la jornada, nos vamos con ellos a casa para descubrir que son policías las 24 horas. Aunque dejen sus uniformes y armas en la taquilla de la comisaría, los dramas con los que lidian les acompañan siempre, porque no sólo exponen sus vidas, también exponen sus almas. Esa exposición hará más fuertes a unos y más débiles a otros, cambiará sus relaciones con familia y amigos, transformará su concepción del bien y del mal… Todo ello con nosotros, los espectadores, como testigos.

Con este “acercamiento” a los protagonistas, logra crear un vínculo temprano, logra generar una fuerte empatía. A esta sensación contribuyen las interpretaciones de los actores y actrices principales de su gran reparto coral. A pesar de que la serie nos presenta a muchos policías, destacan cuatro personajes que temporada a temporada ganarán protagonismo. Son la detective de Lydia Adams (Regina King), el detective Sammy Bryant (Shawn Hatosy), el oficial Ben Sherman (Ben McKenzie), y el oficial John Cooper. Y aquí tengo que detenerme para explayarme un poco, porque Cooper es uno de mis personajes preferidos de la pequeña pantalla. El actor Michael Cudlitz borda el papel de un oficial atormentado por demonios propios y ajenos, un héroe con pies de barro que se arriesga cada jornada para cumplir su trabajo: proteger a los ciudadanos, proteger a los suyos. Él es quien más expone su alma, y el humanismo que desprende es apabullante.

michael-cudlitz-southland-season-5-renewal

Mención aparte merece también la ciudad de Los Ángeles, que cobra vida propia para erigirse en una protagonista más, una protagonista opresiva y pegajosa que casi no te deja respirar. ‘Southland’ presenta una ciudad en la que la violencia y el desprecio por la vida se han expandido y se han hecho fuertes, un campo de batalla donde la Policía combate cada día al enemigo.

Como ya dije, su gran mérito reside en introducirte de lleno en ese campo de batalla. Para mí, es una de las series que mejor ha conseguido hacer al espectador partícipe (y sufridor) del espectáculo que transcurre ante sus ojos.

A pesar de todas sus virtudes, y sin importar las buenas críticas y un éxito de audiencia razonable, tuvo muy mala suerte: fue cancelada por la NBC tras su primera temporada, rescatada por TNT… y cancelada nuevamente por ésta al finalizar la quinta temporada.

Yo sigo convencida de que el tiempo le dará la razón a ‘Southland’, de que un buen día será rescatada del olvido, de que entrará en las listas de imprescindibles, y de que caerán rendidos a sus pies. Estoy convencida porque es una de las mejores series de los últimos años. No os lo penséis dos veces y dadle la oportunidad que se merece con creces.