Demasiados dragones (Juego de Tronos, T5x01)

Gameofthrones-season5_poster

Por Juan Francisco Quesada

¡ESTE ARTÍCULO CONTIENE SPOILERS!

Valar morghulis. Las historias complejas a menudo tienden a dar un paso atrás para darle al espectador las claves más importantes que antes solo se habían apuntado sutilmente. En Juego de Tronos los personajes se van incorporando a un ritmo incluso mayor al que los van matando, de modo que los creadores de la serie, Benioff y Weiss, los reparten a lo largo de un mapa en continua expansión.

Si la cuarta temporada se despidió con Arya Stark caminando por la cubierta de un barco abrazado por la niebla, la quinta ha empezado con el esperado flashback, primero de toda la serie, en el que nos dan un elemento fundamental para comprender a Cersei, la idea fuerza que sobreexcita su sentido de supervivencia. “De oro serán sus coronas y de oro sus mortajas” dice la profecía escupida por Maggy La Rana hablando de sus hijos, una profecía que ha obsesionado toda su vida a Cersei porque ha sido impolutamente cierta. Ahora, como si de los Diez Negritos se tratara, escucha continuamente aquellas negras palabras en su cabeza, las cuales se potencian por el vino que bebe compulsivamente. La antaño orgullosa leona, esposa y madre de reyes, está mutando en hiena solitaria que ya no confía ni siquiera en su hermano mellizo al que le ha dado todo. Todo, todo.

Interesante en lo visual, sirven de ejemplo la caída de La arpía de Meeren o los dragones, me quedo con la impresión de que es un peaje que había que pagar para meternos de lleno en el corazón de la serie. Un salto continuo de escena a escena que, salvo la excepción de Mance, no supone ningún avance en la trama.

Promete ser una temporada muy femenina: Cersei en Desembarco del Rey es la actual Reina Regente pero Margaery Tyrell sabe jugar, la Sansa oscura y plumífera que eclosionó en el Valle de Arryn viaja con Meñique a un sitio que, ni siquiera los lectores, conocemos aún, Arya va a Braavos siguiendo las indicaciones de un hombre que cambiaba su cara a voluntad y, por supuesto, Daenerys todavía tiene un ejército a sus órdenes, dos dragones en las mazmorras y un mercenario chulazo en su alcoba.

game-of-thrones-season-5-littlefinger-sansa

Por otro lado, me interesa mucho que Varys y Tyrion pasen tiempo juntos, son brillantes y complejos. Hasta ahora Tyrion se había apoyado en La Araña pero sin saber lo que pretendía, a partir de la excesivamente reveladora conversación que mantienen en Pentos, Varys acepta al barbudo Lannister como a un igual en esta danza de poder. No me cabe ninguna duda de que un enano y un eunuco pueden hacer temblar un reino.

Quiero ver los nuevos fichajes y reinos que todavía no han aparecido, esta temporada tiene mimbres para convertirse en una de las más sólidas de la serie. La próxima semana espero que me engañen, el capítulo se llama “The House of Black and White” y yo adoro los gris, el color de los Stark, el tono de los buenos matices.