Luces y sombras de La Croisette – Festival de Cannes 2015

Por Cristina Sánchez de Pedro

Sienna Miller, la eterna it girl que encontró en el boho-chic and effortless-style la base de su celebridad mientras vivía su drama amor-odio con Jude Law y salía en G.I.Joe ‘La película’ y en todas las páginas del cuore inglés más dañino… Forma parte del jurado del Festival de Cannes. Desde que ha sido madre (y por lo visto la maternidad te cambia un huevo y ya te darás cuenta de eso cuando seas madre), ha dejado un poco de ponerse todos esos vestidos hippies con botas en verano y ahora viste de Lanvin y rueda con Clint Eastwood y Bennett Miller películas que van a los Oscar aunque ella nunca esté nominada. Que forme parte del jurado es bien porque va a estar todos los días deliberando vestida de Alta Costura (que es lo verdaderamente importante de los festivales de cine). Lo de ella es innato y si se pusiera una pizza de tocado para hacer el paseíllo, al día siguiente todas las bloggers estaríamos haciendo cola en el Domino’s.

El Lanvin de Sienna de escote diana y lazo al hombro le favorece mucho. Y como también le favorecía el traje de torero que se plantó hace unos días en la gala del Met: La que vale, vale.

Sienna Miller de Lanvin

Sienna Miller de Lanvin (Getty/Pascal Le Segretain)

Desde que Lupita Nyong’o apareció en la gala de los Oscar con el vestido azul Nairobi que Miuccia Prada diseñó en exclusiva para ella, se piensa que es normal hacerse la alfombra roja dando vueltas y levantándose las capas de sus vestidos exclusivos. Esta vez ha sido la casa Gucci la que ha creado este modelo único con escote infinito y adornos de pedrería.

Lupita de Gucci

Lupita de Gucci (Getty/Valery Hache)

Naomi Watts se ha cubierto de plumas de Elie Saab Alta Costura. Vestirse íntegramente de plumas desde la cintura es jugársela mucho por el alto riesgo que existe de parecer un animal raro, pero la pluma tiene el peso y la longitud perfecta para que Naomi se convierta en el epítome del glamour en esta inauguración. Si yo fuera Ingrid Bergman me bajaría de la lona que tiene su cara, echaría a los hermanos Coen y nombraría a Naomi presidenta del jurado. Porque es una jefa.

Naomi Watts de Elie Saab

Naomi Watts de Elie Saab (Cordón Press)

Julianne Moore también lo ha intentado dar todo en estas primera horas de festival con este Armani Privé modificado y, por lo tanto, modelo exclusivo para ella. Aunque es una pasada de vestido con muchas horas de trabajo (mezcla piedras de Swarovski con plumas y seda), lo cierto es que no está tan total como en otras ocasiones. Mención especial para esos pendientes de esmeraldas (de la casa Chopard), el mejor complemento para las pelirrojas.

Julianne Moore

Julianne Moore de Armani Privé (Getty/Pascal Le Segretain)

Natalie Portman debuta en Cannes como directora de la película ‘A tale of love and darkness’. Ha desfilado vestida de Dior, lo cual no es ninguna sorpresa puesto que es imagen de uno de los perfumes de la casa desde hace algunos años. Correcta, sin más, con este palabra de honor en rojo y pendientes de Grisogono.

Natalie Portman

Natalie Portman de Dior (Getty/Pascal Le Segretain)

Por último, un patinazo entre mucho acierto. Isabella Rossellini vestida de Stella McCartney. No se puede ir echa un fistro cuando la cara de tu madre preside una lona de mil metros encima de La Croisette. Es como si tu madre da una fiesta y tú montas un pollo. Nadie sale ganando y tú te vas a la cama castigada.

549218775RD00026_Opening_Ce

Isabella Rossellini de Stella McCartney (Getty)