Festival de Cannes – 2ª jornada – ‘Mad Max’ y ‘Son of Saul’

Por Henar Álvarez

Afortunadamente para mi salud mental, hoy no ha habido problemas de aforo en ninguna sesión. Como os comenté ayer, aquellos que tenemos acreditación amarilla o azul no pudimos asistir a ningún pase de la película de Kore-Eda. Hoy, con miedo, resignación y frustración, me dirigía al Teatro Lumiere con los dedos cruzados: Las guerras de coches deMad Max : Furia en la carretera’ inauguraban la segunda jornada del Festival de Cannes.

George Miller, Charlize Theron, Tom Hardy y Nicholas Hoult han puesto el punto de glamour que quitan los jovenzuelos en trajes horteras de noche con carteles de “Une invitation si vous plait” en el Palais des Festivals. Con lo elegantes que son los franceses, lo bonito que suena su acento y como se lo cargan en un segundo las plataformas plateadas conjuntadas con imitaciones de Dior. Lo cierto es que Cannes es pura industria, no deja de recordarme a Hollywood. En esta ciudad existe la misma adoración por lo artificial, los rayos uva y las cejas tatuadas. Miles de chicas se pasean cada tarde con la esperanza de que un productor vislumbre la luz de la estrella que llevan y que se lo muestre al mundo en su próxima producción.

P1040180

Como os decía, el día ha comenzado con Mad Max. Fiel al espíritu de la trilogía inicial, es lo bueno que tiene que la resurrección venga de la mano de George Miller, el mismo director, ha arrancado al menos tres momentos de aplausos en el público. En una carrera taquicárdica a bordo de los V8 y con todo tipo de elementos Kistch en escena – Incluido un rockero que va tocando una guitarra eléctrica a la que le sale fuego del clavijero – se suceden los conflictos que componen el transfondo de esta alocada cuarta entrega. Me ha sorprendido -gratamente- el traspaso de protagonismo de Mad Max (Tom Hardy) a Furiosa (Charlize Theron). Max es sólo la excusa para presentarnos a la heroína manca que rescata a las concubinas de Inmortan Joe. Las libera de un presente en el que no son más que un par de piernas abiertas para el dictador. Me ha sacado una sonrisa leer artículos que hacían referencia a manos que se tiraban de los pelos porque “una mujer da órdenes a Mad Max y nadie puede dar órdenes a Mad Max“. Tildaban la película de feminista e instaban al género masculino a que no acudiera a las salas en el estreno, maldecían que George Miller se hubiera sumado al carro de la moda feminista. Bienaventuradas las modas si sirven para reivindicar derechos y denunciar desilgualdades.

Les-sorties-cine-de-la-semaine-du-13-mai-Mad-Max-Fury-Road-La-Tete-Haute-Girls-Only

Charlize Theron en ‘Mad Max: Furia en la carretera’ (George Miller)

An de Naomi Kawase no ha llenado la sala Debussy, cosa que me ha alarmado y extrañado. Si esta mujer no llena en Cannes apaga y vámonos. ¿Qué le pasa a la cinefília?. Kawase utiliza un estilo elegante, sobrio y sutil para retratar una sociedad que ha abandonado sus valores humanos, que no respeta a sus mayores, que solo valora la novedad y que quiere las cosas y las quiere ya. Para ello, un padre y su hija contratan a Tokue, una señora de 76 años, como ayudante de cocina en su local-restaurante familiar.

8eaacb12-8cb8-4da5-8fa1-9f51a8560eda-bestSizeAvailable

‘An’ (Naomi Kawase)

La sorpresa de la jornada y una firme candidata a la palma de oro es Son of Saul. El ejercicio de estilo y el testimonio que ofrece la película ha dejado sin aliento a los espectadores. Laszlo Nemes nos introduce en su primer film siguiendo la nuca de un prisionero judio en Auschwitz. Como si de un videojuego se tratara, Nemes nos hace acompañar a su protagonista, el actor Géza Röhrig, mientras recopila los objetos de valor que encuentra en las ropas de los judíos que acaban de entrar en la cámara de gas, cuando recoge los cuerpos sin vida y en el momento en que limpia los vómitos dejando el limbo como una patena para la siguiente remesa. La mayor parte del metraje son planos secuencia encadenados que dotan a la película de un realismo casi documental. Cuando descubre el cuerpo de un niño con vida dentro de la cámara se marca el objetivo de librarle de la autopsia y del crematorio y ofrecerle un entierro digno.

Parafraseando a Mad Max: “El ser humano puede reducirse a un único instinto: el de supervivencia.”

1024x778x13iht-rcannessaul-superJumbo.jpg.pagespeed.ic.i5Ad8fO3bw85QzvrRC87

‘Son of Saul’ (Laszlo Nemes)