Nocturna 2015 – 1ª jornada – Horns, Indigenous, Another, Lost after dark

Por Ricardo Rosado

Comienza la tercera edición del Madrid International Fantastic Film FestivalNocturna para los amigos y #3MIFFF para los íntimos. Para los despistados, en la capital llevamos tres años disfrutando de un festival muy loco que parece haber enraizado con salud. Para los que conozcan Sitges, la comparación obligatoria, esto es como un hermano pequeño listo. Mucho más modesto, como lo fuera aquel hace cuarenta años, trata el género con el mismo cariño y mima a sus asistentes como nadie. Su condición de recién nacido hace que se pueda disfrutar de sus ilustres invitados cara a cara durante su estancia en la ciudad. Para los que le guste el terror y la fantasía, especialmente la añeja, es una oportunidad de cazar fotos y autógrafos única. Pero basta de presentaciones, si estas aquí leyendo esto es porque quieres entrar en materia y saber qué ha ocurrido en esta primera jornada. Bueno, puede que estés aquí sólo porque te han pasado el enlace y pensabas que con ese título tan sugerente sería porno, PUES NO.

El día comenzó en el forum de FNAC Callao, sede este año de todos los encuentros mañaneros. Luis M. RosalesJosé Luis Alemán y Sergio Molina hicieron un escueto repaso sobre la organización de esta nueva edición, la primera con participación de las entidades públicas, y destacaron lo complicado que es levantar todo esto con el presupuesto con el que cuentan, la décima parte del gigante catalán al que veneramos con fervor. Tras una rápida ronda de preguntas en la que nadie levantó la mano, era pronto y algunos seguíamos fritos, llegaron el resto de charlas programadas.

David García presentó su futuro corto, El último guión, un homenaje a los templarios deAmando de Ossorio que se rodará este verano. Junto a él se sentaron parte del reparto de lujo que pululará por el proyecto, una colección de imprescindibles del género hace cuarenta años que ahora, debido a la escasa memoria fílmica que padecemos, son carne de cortometrajes y festivales.

Terminada la charla recordando que aun hay un crowdfunding en marcha, llegó el turno de Domingo Lizcano y Antonio Garcinuño, artesanos de efectos visuales que presentaban su libro Los alquimistas del 7º arte: Efectos especiales en el cine español, un precioso tocho que recopila los mejores trabajos de artistas españoles y producciones internacionales rodadas en nuestro país. Pupilos del maravilloso Colin Arthur, se han dedicado estos años a recopilar material e historias de los tipos que llenaron el cine de criaturas imposibles, situaciones impensables y demás sueños oscuros en la época en el que los ordenadores eran poco más que calculadoras cicladas. El punto álgido de la presentación fue cuando, tras varias preguntas sobre la lucha entre sus practical effects y el abuso del CGI, la jefa Lone Fleming, que seguía en la sala tras la presentación anterior, tomó la palabra para decir que Mad Max: Furia en la carretera era un truño porque desaprovechaba “lo de la sangre 0 positivo” y que a la media hora estaba hasta el moño de explosiones. Estando totalmente en contra de su opinión y considerando esa cinta como la mezcla perfecta entre las técnicas de las que hablábamos, sólo puedo reverenciar a la ilustre interprete de La noche del terror ciego. Luego se presentó el libro Clipperton pero si no salía pitando al Conde Duque a por mi acreditación no llegaba, así que partí raudo.

 Terminados los recados pertinentes y pasado el tiempo muerto que utilicé en escribir todo lo anterior, llegó el turno de arrancar de verdad con la primera peli. Indigenous es una producción americana dirigida por el debutante Alastair Orr, un tipo con un nombre tan chulo que no se lo merece. Sobre todo porque su peli es un poco una de esas tomaduras de pelo que alargan y repiten su propia fórmula hasta llegar, agotados, a los deseados 90 minutos. El argumento nos presenta a unos turistas americanos que van a Panamá y se adentran el una selva prohibida para ver una cascada muy bonita. Allí con atacados por el chupacabras, que en esta ocasión es un Gollum blancucho que da pereza. Teniendo en cuenta que la primera media hora es la típica introducción de vacaciones y los cuarenta y cinco minutos siguientes son palmeras iluminadas por linternas, me da igual que en los últimos diez se vuelva por fin un poco loca y ofrezca algo diferente. Es más, ese pequeño giro tonal tiene pinta de ser culpa de la estupidez más que de una iluminación repentina. Tomarse a sí mismos tan en serio es un error, y más si tu protagonista es una supuesta veterinaria que tiene toda la pinta de ser una californiana aspirante a actriz sin demasiado futuro, pero en fin, supongo que podría ser peor, podría ser un found footage.

O incluso podría ser la siguiente, Another, un film que venden como giallo visual moderno y que se queda en truño pretencioso atemporal. Una orgía de edición y etalonaje que hace imposible seguir una historia que, cuando se comprende, ya da igual. Resulta que hay una chica que tiene una tía loca y que empieza a imaginarse que se desdobla en su madre que es una bruja. Y no sé qué y qué sé yo, aquelarres, maldiciones, trucos de imagen reguleros, encías prominentes y un combate con fuego en CGI y focos parpadeantes que me hicieron pensar en el suicidio o peor, en una bomba de humo bien rica. Recordé entonces cuando hace un año, en esa misma sala, posiblemente sentado en la misma butaca, me tragué Lord of Tears y mientras pensaba en la recomendación de Luis M. Rosales y en cómo se estaría riendo de todos nosotros en la sala 1. Porque te queremos, que si no.

 La cosa no iba bien, a quien vamos a engañar. Lo bueno es que en el acto principal, al que no me apunté porque ya había visto la peli, la jornada se iba a arreglar sí o sí. Con Robert Englund presente y Alexandre Aja recogiendo su Nocturna Visionary Award, dio comienzo la gala de inauguración que encabezaría Horns, última cinta del director homenajeado. El responsable del acertado remake de CravenLas colinas tienen ojos, y la divertida Piraña 3D, presenta ahora esta historia fantástica sobre una chica muerta y un pueblo que culpa al novio sin darle una sola oportunidad. El chaval somatiza esto de tal manera que despierta un día con cuernos y con un superpoder bastante curioso: sacar lo peor de todo el que le rodea. Gracias a esto, debe encontrar al verdadero culpable de la muerte de su novia y poder así vivir en paz. Las protuberancias óseas de Daniel Radcliffe bien podrían ser una metáfora de lo que Harry Potter ha sido para su carrera, bendición y maldición al mismo tiempo. Su cara juvenil y limitado banco de expresiones, te obliga a volver a Hogwarst plano sí plano también. Pero como el tío es majo y me iría de farra con él, se aguanta y logra convencer en este guión molón y entretenido. Según se deteriora el protagonista, aumenta el disfrute del espectador y el ritmo de la trama. Aja maneja mejor que nunca este apartado y no la caga en el tercer acto, algo que parecía imposible según se presentaban los conflictos. Barroca en su concepto pero no en su ejecución, Horns funciona a la perfección y sí me no entiendo por qué no ha conseguido hacerse un hueco en la cartelera desde 2013.

Pero esa no fue mi elección y, sabiendo que en la sala grande todo iba a petarlo, con una carga de dos truños a la espalda y temiendo un triplete bajonero el día del estreno, me senté a ver si la había cagado del todo. PUES NO. Resulta que Lost After Dark sí es todo lo que habían prometido, un slasher que homenajea aquellos de los ochenta con amor y devoción pero desde el punto de vista de la exageración y el cachondeo. Una cinta que no se toma en serio a sí misma y logra así ser mucho mejor que las propuestas actuales que sí lo intentan. Dirigida con estilo por el canadiense Ian Kessner, la trama es sublime: unos chicos se escapan de su instituto americano durante el baile de fin de curso de 1984, roban un bus escolar que les deja tirados en la carretera y se guarecen en una casa que parece estar abandonada, y digo parece porque claro, está habitada por un asesino barbudo. El body count se hace esperar pero el viaje merece la pena. Repleta de referencias al género, hasta con un personaje llamado Tobe, con las impurezas en la imagen que nos llevan a aquella época, e incluso con un rollo perdido donde ocurre algo que nunca vemos, un gag que ya utilizó Robert Rodriguez en Planet Terror, esta cinta ofrece diversión para los amantes del videoclub y los perturbados con cuchillo. Además sale Robert Patrick molando muy fuerte, yo no necesito más, glory bendit.

Y hasta aquí la primera jornada, las últimas sesiones salvaron un día flojo, al menos por culpa de las que yo elegí, con este ojo clínico que tengo para los petardos en festivales. Me gustaría encontrarme con alguien que vea justo lo contrario para abrazarme a él y que me diga qué he hecho mal.