Festival de San Sebastián – 4ª Jornada – High-Rise, Hitchcock/Truffaut, Le nouveau

Por Henar Álvarez y Ramón Rey

Para aceptar el capitalismo hay que ser conformista, moderado y quizá un poco loco. Así se lo asegura el personaje de Jeremy Irons, el creador del sistema capitalista en ‘High-Rise’ (Ben Wheatley, 2015), al de Tom Hiddleston, un médico recién llegado a la comunidad. No le falta razón. Hay que ser muy masoca para no mover un dedo al ver como los privilegiados de un sistema de clases roban con total impunidad.

J.G. Ballard, el escritor de ‘Crash’, utiliza las plantas de un rascacielos para mostrar las grietas de un sistema económico que solo tiene sentido si se derrumba cada cierto tiempo. La violencia elegante de Ben Wheatley es el complemento perfecto para abrirnos los ojos a la necesidad de una guerra que nos libere definitivamente de la crisis económica. ‘High-Rise’ es una obra desquiciada, frenética y excitante. Aguanten el tipo ante la sucesión de barrabasadas que desfilarán ante sus ojos, no abandonen la sala, piensen que “quizá estén perdiendo la oportunidad de ser perverso”.

‘High-Rise’, de Ben Wheatley

Hace cincuenta años dos de los mejores directores de la historia se juntaron para hablar de cine. El resultado fue un libro que sirvió de reivindicación del “maestro del suspense” como autor y de la figura del director como un artista creador al mismo nivel que los de otras disciplinas artísticas clásicas. El documental ‘Hitchcock/Truffaut’ (Kent Jones, 2015) conmemora este hito con la ayuda de testimonios de cineastas influenciados por la obra del director británico. David Fincher, Martin Scorsese o Peter Bogdanovich entre otros, analizan sus ténicas narrativas, obsesiones y peculiaridades en escenas clave de su filmografía mientras se da un repaso a su extensa y exitosa carrera. Un documental extremadamente convencional a nivel formal y con ambiciones más bien modestas que pretende rendir homenaje al señor Hitchcock mientras perfila superficialmente su personalidad y retrata de manera concisa su inesperada relación de amistad con el joven Truffaut.

Francois Truffaut and Alfred Hitchcock

François Truffaut y Alfred Hitchcock

Pocos procesos son más traumáticos para un niño que cambiar de colegio. Enfrentarse a los nuevos y desconocidos compañeros, hacer amigos e integrarse pueden ser tarea imposible para los que no sean demasiado diestros con sus habilidades sociales. En ‘Le nouveau’ (Rudi Rosenberg, 2015) se usa este punto de partida para seguir las peripecias de Benoit tras mudarse desde el campo a París. Una comedia amable pero tremendamente divertida de principio a fin, que no renuncia a aportar peso dramático al relato cuando lo necesita y se beneficia tremendamente de unos actores protagonistas que expresan en todo momento una espontaneidad desbordante. La aceptación de los demás empieza por la aceptación de uno mismo y de las diferencias que nos hacen únicos. A través de diálogos realistas, situaciones que todos hemos vivido como el desengaño del primer amor o lidiar con las pandillas que se forman a modo de estratificación social, ‘Le nouveau’ acierta de pleno en su mirada cómplice con el espectador.

img_20918

‘Le nouveau’, de Rudi Rosenberg