Festival de Gijón 2015 – 2ª Jornada: ‘La delgada línea amarilla’, ‘Je suis un soldat’, ‘Krisha’ y ‘The Salvation’

ladelgadalineamarilla

‘La delgada línea amarilla’ (Celso García, 2015)

La segunda jornada del festival arrancó con otra producción mexicana, La delgada línea amarilla‘ (Celso García, 2015). Con un planteamiento a modo de road movie proletaria intergeneracional, cinco hombres se encuentran trabajando en el trazado de la línea divisoria de la carretera entre dos pueblos. Su tratamiento amable de los personajes y el uso del viaje como guía de descubrimiento de si mismos y de sus compañeros configuran un film simpático cuyo tono ligero no logra compensar los desequilibrios que provocan su deriva melodramática y unas intenciones demasiado obvias desde el principio. Su punto de partida no deja margen a salirse del camino indicado y quizá por eso algunas decisiones resultan de una arbitrariedad desconcertante, cambiando de tono, proponiendo tramas que nunca llegan a materializarse y adaptando su aspecto formal según conviene en cada momento. Sin un discurso nítido pero con un objetivo didáctico muy definido se pierde cada vez más hasta su cierre final.

El reconocible cine social francés hace acto de aparición con Je suis un soldat‘ (Laurent Larivière, 2015), un aparentemente sencillo alegato contra la explotación animal que esconde el crudo reflejo de la alienación y la miseria que sufrimos todos. La protagonista, una joven treintañera desempleada (la magnífica Louise Bourgoin) acaba en un negocio ilegal de tráfico de perros ante la situación desesperada en la que se encuentra. El contraste entre su cuestionable actividad, que le permite ganar más dinero que nunca, con los problemas de su familia para salir adelante con ocupaciones “decentes”, o las aspiraciones inesperadamente irrealizables de la pareja estándar trabajadora, se utiliza para realizar un análisis de la situación social actual en el contexto de la crisis económica. Uno que, en la puesta en escena, se traslada buscando constantemente la confrontación moral del personaje principal respecto a si misma y a los demás.

jesuisunsoldat

Louise Bourgoin en ‘Je suis un soldat’ (Laurent Larivière, 2015)

“Delirante” es el adjetivo que Carlota Moseguí ha utilizado durante la presentación de su propuesta para Convergencias, la sección del festival elaborada por la crítica. No es otra que Krisha‘ (Trey Edward Shults, 2015), el relato de una fiesta familiar en la que la madre pródiga reaparece para una celebración conjunta. A partir de un uso de la técnica narrativa de precisión quirúrgica, una sinérgica combinación de montaje, fotografía, sonido y hasta relación de aspecto, Trey Edward Shults crea una atmósfera entre lo irreal y lo onírico mientras revive sus propias experiencias y libera una reflexión catártica sobre los lazos familiares y cómo afectan a los mismos la falta de comunicación y confianza, así como el paso del tiempo. La mirada que el espectador dirige a Krisha desde el comienzo es la de quién se dispone a experimentar su dolor y comprender su tragedia desde su punto de vista y sin ambigüedades.

krisha

‘Krisha’ (Trey Edward Shults, 2015)

Por último, otra prueba de este aparente resurgimiento reciente del western ya no como género asociado a los Estados Unidos, sino como una narrativa de la que se ha apropiado la filmografía mundial: The Salvation‘ (Kristian Levring, 2014). Una coproducción danesa con un solvente reparto internacional encabezado por Mads Mikkelsen (‘La caza’, ‘Hannibal’) que supone una adaptación actual y un homenaje a los exagerados códigos del spaghetti western desde una concepción visual cercana al cómic.  Un colono danés establecido en el oeste que pierde a su familia a manos de los hombres del forajido más temido del pueblo y eso desata contundentes consecuencias. Con una magnífica fotografía y un más que loable empeño en la búsqueda de una iconografía estilizada, la película aprovecha a su favor los recursos de retoque digital en la manipulación del color y diseño de detalles en pantalla que disimulan su modesto presupuesto. Su mayor enemigo es su falta de ambición más allá de replicar conscientemente los elementos básicos de un género admirado.

thesalvation

Mads Mikkelsen en ‘The Salvation’ (Kristian Levring, 2014)