Festival de Gijón 2015 – 4ª Jornada: ‘Taklub’, ‘Neon Bull’, ‘Cosmodrama’, ‘The Final Girls’…

taklub

‘Taklub’ (Brillante Mendoza, 2015)

La nueva película de Brillante Mendoza abrió la cuarta jornada del Festival de Gijón, cineasta filipino al que el FICX dedicó un ciclo retrospectivo en la edición del año pasado. En Taklub (2015) sigue a un grupo de supervivientes del tifón Haiyan (asoló Filipinas en noviembre de 2013) mientras estos intentan superar el día a día con la pérdida y el sufrimiento que les provocó la tragedia todavía presente. La cámara muestra distintas formas de encarar el dolor y la supervivencia, desde la solidaridad, la espiritualidad o la familia, pero también el brutal shock del que es imposible escapar al vivir en una constante situación de improvisación y temporalidad. Sin embargo, la portentosa crudeza de algunas de sus imágenes se disipa rápido por el empeño reiterativo y obvio de Brillante Mendoza de crear una simbología completamente accesoria. A veces, como ocurre en este caso, la realidad pierde su poder evocador al adornarla innecesariamente.

Dentro de la sección Llendes, que acoge las propuestas de cine más arriesgadas y vanguardistas, se pudo ver The Sky Trembles and the Earth Is Afraid and the Two Eyes Are Not Brothers‘ (Ben Rivers, 2015). Lo que comienza en Marruecos como el registro documental del rodaje de un film del también director Oliver Laxe en las mismas localizaciones que él utiliza para rodar, se transforma en la historia de ese mismo director deambulando por el desierto. Lejos de lo surrealista plantea un juego con las propias herramientas del cine para expresar, a modo de estudio semiótica audiovisual, la desconexión que existe entre la articulación del lenguaje (la forma) y aquello que expresa (su significado) al carecer del contexto cultural y de las referencias necesarias para interpretar las metáforas que se forman en el proceso de comunicación. Esa desconexión es la que provoca las barreras insalvables entre distintas formas de ver y entender el mundo. La complejidad indescifrable de todas las sutilezas implícitas en cada tradición al intentar saber lo que significa un mensaje según sea su procedencia.

'The Sky Trembles and the Earth Is Afraid and the Two Eyes Are Not Brothers' (Ben Rivers, 2015)

‘The Sky Trembles and the Earth Is Afraid and the Two Eyes Are Not Brothers’ (Ben Rivers, 2015)

En un espacio de intenciones completamente distintas está la brasileña Neon Bull‘ (Gabriel Mascaro, 2015), un retrato costumbrista de los ganaderos de un espectáculo de rodeo cuyas vidas están marcadas por su dedicación, pero que no por ello renuncian a crear para si mismos un mínimo rincón íntimo de libertad a partir de sus aspiraciones y deseos irrenunciables. Aunque repleta de suciedad y zafiedad la película consigue mostrar momentos de gran belleza por su tratamiento formal y su habilidad para capturar a sus personajes con un lirismo no falto de sensualidad, humor e inocencia. Su estado permanente de desesperanza no afecta al optimismo inherente que mantiene y contagia a toda la cinta. Además, la falta de ambición y alardes argumentales es coherente con su manera de expresar que las pequeñas cosas, los detalles más insignificantes, son los que nos otorgan los momentos más auténticos e intensos de felicidad.

'Neon Bull' (Gabriel Mascaro, 2015)

‘Neon Bull’ (Gabriel Mascaro, 2015)

La estética de la ciencia ficción de los años sesenta regresa con Cosmodrama‘ (Philippe Fernandez, 2015) en una nave espacial en la que siete pasajeros despiertan de su estado de hibernación sin saber por qué se encuentran allí, de dónde vienen o cuál es su destino. Una llamativa dirección artística con el uso del color, de los decorados y de un vestuario dignos de la era espacial, sirve para representar los diálogos platónicos que se suceden entre los distintos especialistas de diversas ramas de la ciencia o el conocimiento humano. Todos ellos se encuentran a bordo a modo de viñetas en las que se discute el origen del universo, la vida… Y todo lo demás. La deliberada aridez por la que se decanta la película la convierten durante demasiados minutos en una tediosa lección de astrofísica que resume las ideas básicas de la concepción y el funcionamiento del universo junto con otras cuestiones filosóficas. Todo para demostrar la hipótesis básica subyacente de que el misterio es una consecuencia inevitable de la incansable sed de conocimiento del ser humano.

'Cosmodrama' (Philippe Fernandez, 2015)

‘Cosmodrama’ (Philippe Fernandez, 2015)

Por último, otro hito de la corriente que viene reivindicando la nostalgia hacia el cine de género de décadas pasadas. The Final Girls‘ (Todd Strauss-Schulson, 2015) cuenta como la hija de una actriz de películas de terror de culto acaba junto con sus amigos en una de las producciones protagonizadas por su madre ya fallecida. Con gran acierto, no se deja llevar por el simple homenaje y pone los elementos narrativos al servicio del humor y del desarrollo de su verdadero núcleo emocional. Cómo sucede con el personaje interpretado por Taissa Farmiga, que se enfrenta a la pérdida aún no superada de su madre. Por otra parte, los clichés asociados al género, los trucos y giros de guión del típico slasher de la época y una consciencia explícita de los recursos narrativos del cine como el flashback, la banda sonora extradiegética o incluso los títulos de crédito, acaban formando parte de su propia narración, transformando todo lo que se ve en la pantalla en el parque de juegos definitivo para cualquiera que aprecie lo autoreferencial.

'The Final Girls' (Todd Strauss-Schulson, 2015)

‘The Final Girls’ (Todd Strauss-Schulson, 2015)