Festival de Gijón 2015 – 6ª Jornada: ‘Umrika’, ‘Os Olhos de André’, ‘Black’, ‘The Emperor’s New Clothes’ y ‘Bridgend’

'Umrika' (Prashant Nair, 2015)

‘Umrika’ (Prashant Nair, 2015)

La sexta jornada del festival la abrió Umrika‘ (Prashant Nair, 2015) en la que el niño pequeño de una familia en el entorno rural de la India debe buscar a su desaparecido hermano mayor, que partió hace años a “América” (“Umrika”) para hacer fortuna. Detrás de un planteamiento naif y simple se encuentra la concepción de la ilusión colectiva de la emigración como el único modo de progreso posible y unos Estados Unidos tan admirados como desconocidos. Un país que se asume es la tierra prometida de abundancia y oportunidad. Esta agradable producción de intenciones humildes se desarrolla siempre de manera equilibrada entre la comedia y el drama, evitando profundizar demasiado en los temas planteados que alcanzarían hasta el miedo al desarraigo y a la desconexión familiar. Sin embargo, más allá de sus primeros minutos, se queda estancada, alternando gags con la incansable búsqueda del protagonista y sus dificultades para salir adelante, además de la obligatoria trama amorosa.

Es complicado decidir si Os Olhos de André‘ (António Borges Correia, 2015) es hermética o demasiado evidente por las ramificaciones de su ejercicio de estilo de ficción naturalista que se funde con elementos de típico documental observacional. Quizá también es imposible llegar a conocer a una familia desde fuera, juzgar lo apropiado de sus rutinas y aptitudes para criar a un hijo. Probablemente es lo que pretende con su puesta en escena, crear una distancia respecto al espectador frente a unos personajes que parecen no serlo. Todo forma parte coherentemente del relato cotidiano de una familia en la que un hijo parece ser una promesa del fútbol mientras otro vive en una casa de acogida hasta que se decida su futuro. El verdadero conflicto está oculto e integrado en su mismo punto de vista. Sólo se puede llegar a entender a alguien manteniendo una relación directa con esa persona y únicamente se pueden desentrañar los secretos de estos personajes a través de la mirada de ellos mismos, nunca desde el exterior. Un dilema imposible que sufre la asistente social responsable del futuro de un niño.

'Os Olhos de André' (António Borges Correia, 2015)

‘Os Olhos de André’ (António Borges Correia, 2015)

Las guerras de bandas son un clásico del cine y un género en si mismo. Black‘ (Adil El Arbi & Bilall Fallah, 2015) traslada la iconografía de este tipo de relatos tan habituales en la ficción anglosajona a las calles de Bruselas. Un amor imposible entre miembros de dos pandillas y culturas diferentes sirve de punto de partida para una especie de reimaginación de ‘Romeo y Julieta’ con el componente criminal callejero y el conflicto racial como trasfondo. Algo que por mucho que se adapte a la sociedad belga actual, acaba en un compendio de clichés vistos mil veces en sus análogas hollywoodienses, que ya trataban las mismas temáticas hace veinte años. No ayuda lo afectado de su intensidad narrativa desde el mismo comienzo y la exageración y obviedad de su desfasada propuesta, que no dejan en buen lugar una cinta que recuerda excesivamente a un pastiche a medio camino entre las obras de Spike Lee y el estilo de interconexión de personajes que confluyen, e incluso al montaje de Tony Scott.

'Black' (Adil El Arbi & Bilall Fallah, 2015)

‘Black’ (Adil El Arbi & Bilall Fallah, 2015)

La crisis financiera no ha dejado de generar indignación ante las medidas tomadas para ayudar sistemáticamente a los mismos que la provocaron, mientras sus víctimas seguimos sufriendo las consecuencias y pagando de una forma u otra. Dentro de la sección DocuFICX, dedicada al género documental, se pudo ver The Emperor’s New Clothes‘ (Michael Winterbottom, 2015). El cómico y activista Russell Brand sirve de guía para explicar en términos cercanos, cómplices y divertidos todas esas cosas que él mismo ya avisa al inicio que ya sabemos. Utilizando un montaje ágil que combina metraje de informativos, entrevistas y performances callejeras, el film se centra especialmente en exponer cómo la última explosión de la burbuja financiera tiene su origen en la aplicación de nuevas políticas económicas neoliberales. Políticas que han ayudado a generar una distancia mucho mayor entre ricos y pobres que se agranda cada año. La que se puede considerar secuela espiritual de ‘The Shock Doctrine‘ (2009) cambia su tono a uno optimista con el que teje un hábil entramado ideológico y sustenta soluciones sencillas basadas en el denostado sentido común.

Russell Bramd en 'The Emperor's New Clothes' (Michael Winterbottom, 2015)

Russell Bramd en ‘The Emperor’s New Clothes’ (Michael Winterbottom, 2015)

El corto Sirena Negra‘ (Elio Quiroga, 2015) precedió la última proyección de la jornada dando vida a un monstruo heredero del terror clásico pero que se adapta al contexto social actual. Con una estética atractiva y la inquietante interpretación de Ruth González, lo único que desmerece del conjunto es un planteamiento excesivamente teatral. Justo después y ya para terminar, pudimos ver la película danesa Bridgend‘ (Jeppe Rønde, 2015). Propone una interesante idea central usando la oleada de suicidios que se da sin aparente explicación en el condado galés homónimo. La historia, inspirada en hechos reales, sigue a Sara y a su padre de vuelta en su pueblo natal. Ese en el que los suicidios tienen lugar. ¿Qué puede llevar a adolescentes con vidas aparentemente normales a quitarse la vida? El misterio es parte del núcleo central del argumento, pero sus detalles están presentes en los espacios que los mismos jóvenes ocupan, propios o prestados. La película logra capturar en ellos imágenes sugerentes de gran poder onírico y aprovecha su premisa para tratar la presión familiar y social, la visión de un futuro sin esperanzas y la irrefrenable necesidad de libertad de unos jóvenes que la sienten como una angustia existencial. Una pena que en su última parte se precipita torpemente hacia un final que busca con demasiadas ansias, demasiado consciente de su impactante fuerza visual, estropeando lo que tan cuidadosamente había construido hasta entonces.

'Bridgend' (Jeppe Rønde, 2015)

‘Bridgend’ (Jeppe Rønde, 2015)